La crisis abre nuevas oportunidades