La eurozona dividida por las tasas de interes

El oceano Atlantico nunca habia parecido tan ancho. El Banco Central Europeo dejo la tasa de interes en 4% para poder combatir la inflacion que en los ultimos meses se ha incrementado, mientras que la Reserva Federal sigue recortando las tasas para evitar caer en la recesion y que el crecimiento se estanque.

El resultado de esta desconexion en los tipos de cambio de ambos continentes ha llevado a que la diferencia entre el dolar y el euro se haga mas grande con el correr de los dias. La debilidad del dolar, los precios de las materias primas y el petroleo en sus maximos historicos podrian ejercer aun mas presion sobre la economia global y generar un malestar que alcance los lugares mas reconditos del planeta tierra.

Es verdad que la decision de ambos Bancos Centrales corresponden a dos coyunturas distintas donde los objetivos no son los mismos, sin embargo la situación en los paises de la zona del euro no es homogenea.

Por ejemplo Alemania, el motor de la eurozona, goza de una robusta salud, al igual que Francia, Belgica y Holanda, pero no todo marcha bien en la periferia, el ultimo sondeo a los gerentes de compras de España alcanzo un minimo historico, lo que sugiere que el pais se prepara para un violento aterrizaje despues del festival en la industria de la construccion.

Encuestas similares en Italia sugieren que la economia ya se esta contrayendo. Tal vez España deberia haber tenido tasas de interes mas altas hace unos años. Ahora España e Italia presentan argumentos mas convincentes que el resto de la eurozona para un recorte de tasas y de esta manera aplacar la escalada del euro.